La Mar como pretexto – Kato

El compromiso artístico de Ricardo Fuente Caamaño «Kato»

Visitas: Convento de Capuchinos

Debo de confesar sinceramente que la reciente producción pictórica del alicantino Ricardo Fuente Caamaño “Kato” (San Juan, Alicante, 1939) ha sido para mí una sorpresa y, sobre todo, una revelación por su estilo depurado, técnica correcta y por la variedad de motivos temáticos donde un cierto halo de compromiso ideológico siempre está presente. En nuestros cordiales contactos telefónicos y entrevistas personales, que giraban siempre en torno a la actividad artística de su padre, el gran dibujante y caricaturista Ricardo Fuente, ha tenido siempre la discreción y la humildad de no revelarse como un artista en activo, aspecto que desde luego, para mi como crítico de arte, hubiese despertado y acrecentado más el interés hacía su persona.

De sopetón me di cuenta que estaba ante un pintor de factura personalísima, con un estilo bastante heterodoxo inserto en el expresionismo alemán, pero con resquicios fauvistas e incluso cubistizantes, capaz de despertar los sentidos y avivar la curiosidad de los espectadores. Leyendo su historial artístico puede comprobar que no se trataba de un recién llegado al mundo del Arte, sino que su obra era el resultado de una vocación transmitida por su propio padre, que se convirtió en su modelo, su preceptor y su guía.

Su formación académica se fraguó en su juventud en las clases de los profesores y artistas María Elena Gómez Moreno, Antonio Bonet Correa, Esperanza Nuere Matauco, Luis Sánchez Ingüanzo y Sergio Gay de la Puente. Las lecciones y consejos que recibió de todos ellos le proporcionaron amplios conocimientos teóricos y técnicos, libre de tópicos, que más tarde el mismo transmitió a sus alumnos y aplicó a su propia obra.

Vemos como a través de su progenitor se le despertó, por una parte, la ideología política, y por otra, la vocación y la formación artística que progresivamente afianzó en las academias y en los estudios de grandes maestros consagrados del arte.

Ricardo Fuente consiguió acceder a una lectura muy completa del pensamiento historiográfico -artístico, pero también a identificarse con el pensamiento marxista, heterodoxo y antiburgués que le llevó a plantearse el papel y la función de la cultura, la historia y el arte. Fiel a sus principios ideológicos marxistas y a su forma de entender la praxis artística ha sido capaz de desarrollar un lenguaje estético que con dosis de expresividad trata de recoger y refundir los flujos de la realidad, de las personas y del entorno que le rodea.

¿Qué es lo que realmente aporta Ricardo Fuente con estas obras? Yo pienso que lo importante es que recrean un universo personal propio, imaginariamente muy rico y estilísticamente variado desde una posición ideológica concreta. Unas composiciones que, por otra parte, denotan a un verdadero artista, honesto, que siempre ha deseado permanecer en un discreto segundo plano, que prefiere llevar una existencia tranquila, plácida y familiar, y al que el éxito artístico le trae sin cuidado.

Francisco Agramunt Lacruz

Doctor en Bellas Artes
Académico de la Real Academia de San Carlos de Valencia
Miembro de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

Síguenos en redes sociales y comparte:
Etnosur utiliza cookies para funcionar, si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. aceptar | Más información